Investigación

Una posible nueva especie de abeja de las orquídeas en Colombia

En el proyecto de Comunidades de insectos y caracterización molecular en áreas poco exploradas de las subzonas hidrográficas en la bota caucana.

Luego de cuatro años trabajando en el área de la entomología, particularmente con abejas, Vianny Plaza está en camino de alcanzar uno de los mayores logros en su carrera, el sueño de cualquier biólogo, descubrir una nueva especie para la ciencia.

Vianny es precavida y responsable. Asegura que todavía no se puede hablar con certeza de que es una nueva especie, sin embargo, está en el proceso de comprobarlo.  Ella es bióloga de la Universidad del Cauca y actualmente adelanta su maestría en Ciencias-Biología de la Universidad del Valle.

En el proyecto de Comunidades de insectos y caracterización molecular en áreas poco exploradas de las subzonas hidrográficas en la bota caucana, bajo el marco de las expediciones Colombia Bio, la científica reportó una posible nueva especie de abeja de las orquídeas, para el género Euglossa, durante el primer año de la expedición.

Luego de usar el método estándar para colecta de machos de abejas de las orquídeas, el cual consiste en disponer cada 25 metros trampas cebadas con diferentes fragancias que simulan los olores que expelen las orquídeas, y el método convencional de vansomeren con cebado de pescado descompuesto, cada 50 metros, para las hembras, Vianny no lograba determinar los ejemplares en ninguna descripción existente.

“Tras varios intentos, Fui al laboratorio a pasar una vez más la clave de abejas de las orquídeas y esperando tener un ejemplar de alguna de las especies de Eufriesea reportadas para Colombia, pero hubo una sorpresa cuando no pasé del primer renglón de la clave, ya que en ella decía ‘abejas sin ningún tipo de mancha blanca en el clípeo’ y al corroborar con mi ejemplar colectado, noté que tenía una notoria mancha blanca, justo ahí, en el clípeo”, cuenta.

Teniendo en cuenta la similitud morfológica y de coloración de la tribu Euglossini, será necesario recurrir a técnicas moleculares para validar este nuevo hallazgo.  Estas especies, destaca Plaza, permite determinar, entre otros, la conservación de nuestros bosques.

“El posible hallazgo de ésta y muchas otras nuevas especies de abejas para la ciencia, en el departamento del Cauca, representa, primero, un acercamiento real al conocimiento de la comunidad de abejas silvestres y segundo, una responsabilidad para la academia, la región y el estado, debido a que las abejas silvestres, particularmente las de la tribu Euglossini, en su mayoría, se restringen a hábitats bien conservados y bosques maduros, lo que las hace vulnerables a los diferentes procesos de transformación que se viven actualmente en el país”, explica.

Para Vianny es fundamental la labor que se realiza en las expediciones del programa Colombia Bio de Colciencias, una oportunidad que le permitió muestrear bosques naturales de inmensa magnitud, así como apreciar diferentes especies (de abejas y otros grupos) que no había tenido la oportunidad de ver en vivo.

“Todas las experiencias en campo, conllevan cambios y aprendizajes de vida y cada una me ha enseñado a valorar y disfrutar lo sencillo de la cotidianidad y lo bonito de la naturaleza, por fortuna, aún me sorprendo con cada experiencia vivida en el ejercicio de mi profesión”, concluye.