Investigación

La polinización de las orquídeas, un universo por descubrir

La polinización de las orquídeas, un universo por descubrir

La vida es un concepto que hace referencia a varias manifestaciones de orden natural; una de ellas  es el ser humano, quien sobresale entre todas las especies, aunque es solo una pieza dentro del ecosistema y su funcionamiento. Así mismo, existen otros seres que no tienen reconocimiento y sin embargo son ellos quienes a través de su relación con algunas plantas permiten que haya vida para todos en el planeta tierra.

Según la Royal Geographical Society of London, las abejas son la especie más valiosa e importante para el hábitat en el planeta, son insectos imprescindibles en la naturaleza pues su presencia constituye un excelente indicador de  salud medioambiental. Son sinónimo  de una comunidad armónica y eficiente que  trabaja en equipo de manera coherente, ejemplo de una  extraordinaria estructura social que ninguna sociedad humana ha alcanzado hasta ahora.

Siendo la Apicultura un universo por descubrir en Colombia, Tupac Otero, un Biólogo investigador colombiano se dedicó a estudiar estos enigmáticos seres, concentrándose en entender sus interacciones con un grupo de plantas muy llamativas, las Orquídeas. Esta pasión que nació de la ciencia básica, se convirtió el objeto de estudio del “Grupo de investigación en Orquídeas, Ecología y Sistemática Vegetal” de la Universidad Nacional de Colombia, en dos tesis de maestría, varios artículos internacionales y en un proyecto editorial sobre estos esplendorosos polinizadores.

Dentro de todas las características descubiertas sobre este proceso vital que emana la vida, el profesor Otero destaca una relación de mutualismo pues las orquídeas solo pueden ser polinizadas a través de un tipo de abejas, sin embargo lo más llamativo del estudio es que estas plantas tienen semillas muy pequeñas que necesitan muchos granos de polen, ellos compactan estos granos en una estructura llamada polinario, la cual se coloca en la espalda de la abeja y permite que en una visita halla suficientes granos para fecundar todos los óvulos que hay en el ovario de la flor. 

Cuando hay ausencia de conocimiento en algún momento nace la necesidad de descubrir e investigar aquello que se desconoce,  en esta ocasión, el acercamiento con las abejas dio cabida para entenderlas y desarrollar iniciativas de conservación que permitirán el auto mantenimiento del ecosistema y la permanencia de la vida en el planeta.