Investigación

La atractiva geografía del Caribe Colombiano

La atractiva geografía del Caribe Colombiano

La Sierra Nevada de Santa Marta es una masa bastante quebrada en su geografía, constituida de rocas ígneas de más de 160 millones de años, representada en una montaña que se eleva abruptamente desde las costas del Mar Caribe hasta alcanzar picos nevados a una altura de más de 5.000 metros y en donde se experimentan temperaturas desde el cálido seco hasta nieves perpetuas, siendo el hogar de comunidades indígenas. Estas características, han hecho del lugar una atracción turística para muchas personas, sin embargo, para geólogos y estudiantes de esta ciencia, ese territorio tan particular del mundo, ubicado en Colombia, es todo un enigma que merece ser investigado.

¿Cómo se forma este margen caribeño tan particular y único en el mundo? ¿Cómo ocurren estos accidentes tectónicos? ¿En dónde se acumulan los recursos energéticos? ¿Cómo resolver la escasez de agua en la alta Guajira? ¿Cuál es la causa de las sequías? Todas esas dudas y muchas otras que surgieron en un aula de clases de la Universidad Nacional de Colombia debían tener una respuesta que solo se encontraría en la ciencia, lo que conllevaba a un conocimiento mucho más detallado sobre la geología del lugar a través de la investigación y el uso de la tecnología.  

De esa curiosidad infinita, nació el proyecto Arquitectónica del Caribe, una propuesta investigativa guiada por Andreas Kamer, profesor del Departamento de Geociencias de dicha universidad. Esta iniciativa tuvo espacio suficiente para que Colciencias se hiciera presente, no solo con el apoyo de recursos, sino con la vinculación de un joven investigador y un beneficiario de doctorado nacional, quienes, en compañía de tutores internacionales desarrollaran sus tesis de grado mientras generaban el conocimiento propio que daría respuesta a tantos interrogantes.

Comisiones de campo, alianzas con la universidad Ginebra A Lbs en Francia, 180 millones de pesos, viajes al exterior, entre muchos otros recursos fueron suficientes para comprender la enigmática creación, el uso de los recursos y la red de ecosistemas que albergan innumerables formas de vida en esta reserva natural. Sin embargo, fue necesario comprender la cultura Wayúu; su sentir, valores, tradiciones y acciones con relación a su hogar para entender que una roca para ellos puede tener un alto valor cultural, mientras que para los geólogos es solo materia de estudio.

Es evidente que la investigación nace de la falta de conocimiento sobre algún tema específico, y esta carencia genera inquietudes sinceras que al final resultan en aprendizajes de nuevas formas de ver el mundo, permitiéndonos avanzar en la ciencia, no tanto a nivel científico, como a nivel humano, al ser capaces de comunicarnos, vernos y reconocernos unos con otros.